Juegos

Si tuviéramos que elegir la forma más extendida de interacción entre los adultos, esta sería sin duda la palabra. Hablamos y escribimos para contar, trabajar y expresar nuestras opiniones e ideas. En realidad hay muchas más formas de expresarse: el arte, la música, la cocina y el juego por ejemplo, pero estas parecen más actividades infantiles.

Los niños nacen con esta ganas increíble de experimentar y nos enseña que cualquier objeto corriente es un juego. Tienen muy desarrollado el pensamiento lateral y pueden ver y relacionar cosas de manera muy creativa. De hecho son capaces, si bien orientados con un adulto atento, en desarrollar recursos para salir de sus propios problemas.

EL JUEGO LIBRE PARA EXPRESARSE

Siguiendo esta lógica, si el niño sabe jugar y el mayor sabe expresarse con palabras, proponemos actividades que se basan en juegos que estimulan la comunicación: Juegos simbólicos, imaginativos, figurativos, constructivos. La comunicación sirve para expresar lo que tenemos dentro, las emociones en el estado más básico: me siento bien, me siento mal.

 

Los expertos saben que la verbalización de situaciones que han sido traumáticas para los niños, le permite poner orden y asimilar cualquier vivencia. Es ininfluyente la gravedad del problema, si el niño o la niña es capaz de contarlo después de haber vivido en pleno sus emociones, las fases del duelo, se hacen personas más resilientes.

 

Cuando son pequeños tampoco es tan importante definir todas las emociones existentes… En el fondo todo deriva de dos estados de animo: «Me siento genial» o «Estoy fatal». Así que proponemos actividades adulto/niño que sean lúdicas para expresar o un emoción negativa o positiva.

Los expertos explican que el cerebro de los niños no sabe hablar directamente de ellos mismos, necesitan un espejo para verse reflejado y activar la comunicación de las emociones que están viviendo.

EL CALENDARIO LUNÁTICO

Así creamos el «Calendario lunático», una historia sobre la luna que cada quince días «está genial» (luna llena) o «está fatal» (luna nueva) y que además pueden ver cada noche como su cara va cambiando. Aquí puedes ver un vídeo explicando la tercera actividad de este año: dibuja tus emociones negativas.

 

 

Soñamos con ver en nuestros adultos, algún día, ciertas cualidades. Pero esas cualidades son precisamente las que viven nuestros niños cuando están en su elemento: el juego.

 Frase de André Stern en su libro «Jugar».