Cuentos

Presente, pasado y futuro de la literatura infantil

La literatura infantil está viviendo una época dorada en el que se compran y salen a la venta multitudinarios álbumes ilustrados que tratan sobre absolutamente cualquier tema. Se habla de guerra y de paz, de princesas y de heroínas, de muerte y de felicidad, de feminismo y de medio ambiente. Se usan muchas técnicas narrativas para atrapar la atención de grandes y pequeños, bajo la constante amenaza de un mundo que se está volviendo siempre más virtual, que permite conocer obras maestras vendiendo nuestros datos personales.

Pero los libros físicos infantiles sobreviven y más que nunca… Por su multisensorialidad de hoy en día.

Me acuerdo de mi infancia, los cuentos infantiles eran orales o con 1 o 2 dibujos como mucho y se leían hasta que te quedabas dormido en tu cama. En Italia, me acuerdo que podías llamar a un número de pago que te contaba cuentos por teléfono, Gianni Rodari ha escrito algunos de estos relatos. Actualmente, se está desarrollado una lectura multisensorial que permite vivir las historias desde varias perspectivas: escuchando los textos, mirando las ilustraciones, tocando texturas, hasta usando el sentido del olfato (como en el caso de Geronimo Stilton). El resultado es que hoy en día los peques se despiertan con los cuentos, te piden leer dos, tres, cuatro libros… Y es el adulto cansado que se quiere ir a dormir. 

 

¿Te suena?

 

Sí, yo afirmo que la literatura infantil está evolucionando.

Tiene un pasado, un presente y un futuro. O mejor dicho, pienso que hay historias que hablan de nuestro pasado, de nuestro presente y nos hacen imaginar nuestro futuro.

LITERATURA DEL PASADO

Érase una vez, once upon a time… son historias de nuestra humanidad, que nos hace conocer nuestras raíces, nos hace relatar nuestras victorias sobre las grandes batallas en contra de las injusticias, de la desigualdad. Nos permite aprender de los errores del pasado y seguir luchando (porque sabemos que todavía hay muchas batallas que ganar). La historia de la humanidad es cíclica, conocer el ejemplo de otros del pasado, nos da recursos para aprender a resolver problemas corrientes.

No podemos renegar del pasado porque era machista, racista o elitista. No se combate contra las discriminaciones no mencionándolas, censurándolas. Hay que conocer las historias del pasado para reconocerlas en nuestra sociedad. Los libros nos hacen libres de prejuicios, pero hay que conocerlos para no perpetuarlos.

 

LITERATURA DEL PRESENTE

Los libros del presente son aquellos que nos educan en valores. Son lo que ayudan a las familias y a las escuelas a explicar el respeto en los tres ámbitos de la educación: respeto por uno mismo, respeto por los demás y respeto por el entorno. Es la base, la mochila que siempre tiene que llevar aunque vivamos en una sociedad que no es igualitaria.

Y te hago una pregunta trampa: «hay que respetar a las personas que tiene un actitud no respetuosa?»

Siempre hay que respetar a las personas, pero nunca hay que respetar son los pensamientos irrespetuosos. Aprender en decir en no estar de acuerdo y encontrando los argumentos para opinar diferente. Incorporar la lógica del respeto es incorporar cada acción con estás preguntas:

¿Es prejudicial para mí? – ¿Es prejudicial para otro? – ¿Es prejudicial por el ambiente?

Como nuestra sociedad nos ha educado sin estos principios, necesitamos libros que educan en valores para proporcionar argumentos. Lamentablemente los adultos van con el piloto automático.

LITERATURA DEL FUTURO

Los libros del futuro son aquellos que sirven para conocer lo que le apasiona. Libros enciclopédicos, técnicos o imaginarios que le ayuden a cultivar sus pasiones, su curiosidad sobre un tema en específico. Son los libros que le permite moverse hacía sus intereses hasta llegar a sus futuros trabajos.

Cómo construir una casa? Los diferentes tipos de trenes? Cómo llegar a la Luna? Qué hace un bombero? Cómo está hecho el cuerpo humano?

Son libros que también imaginan realidades diferentes, ponen preguntas personales y incitan a escribir su propia historia. Son aquellos que permiten viajar en uno mismo en búsqueda de su sentido de la vida, de su misión personal.

HAY UN LITERATURA MEJOR QUE OTRA?

Evidentemente no.

 

PROYECTO VOLAR Y LA LITERATURA

Podemos decir que nuestra misión es hablar de la «literatura infantil del presente» usando las historias para ayudar a las familias y a las escuelas en educar en valores. Aconsejamos libros ejemplares y proponemos actividades lúdicas para que las familias y las clases puedan ponerlo en práctica.

Diseñamos nosotros mismos librojuegos temático para gestionar cambios que explicaríamos de manera diferente a raíz de nuestra experiencia.

Los cambios suelen generar malestar emocional tanto a mayores como a pequeños. Hablar de emoción solo se puede hacer si lo vemos reflejado en otros y más si son niños. Fomentar la planificación a los cambios, nos permite esperar que puedan no tener «miedo al cambio» y evitar conformarse en cosas prejudiciales para ellos mismos.